Evocación del H. Pedro Arrambide Iriazábal

En la madrugada del 10 de febrero de 2017 fallecía en Donostia-San Sebastián el Hermano de La Salle Pedro Arrambide a sus 75 años de edad.

Fue responsable del Departamento de Misiones de la Confer (1986-1998) . Abrió nuevos caminos para la cooperación con los pueblos empobrecidos y preparó y publicó nuevos recursos para la sensibilización –folletos, libros y videos–. Era un experto fotógrafo y filmador. Su actividad fue imparable.

Había nacido en Hondarribia (Gipuzkoa) mirando al infinito del mar. Ingresó de joven en el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle). Y su mirada y su compromiso no se limitaron a su tierra, se dirigieron más allá, a los mundos empobrecidos más necesitados.

parrambide01Una característica del H. Pedro en el servicio a favor de los pobres ha sido su capacidad para implicar a otros muchos en ello, tanto con una presencia personal como con sus aportaciones económicas. No se ha contentado nunca con una implicación suya personal.

Ya antes, durante siete años en Roma estuvo al frente del Servicio de Cooperación Lasaliana Internacional del Instituto de La Salle. En 1986, compaginando su servicio de la Confer preparó y presentó a los superiores de La Salle una de sus intuiciones importantes, la creación de Proyde, la ONGD lasaliana Promoción y Desarrollo. Y logró su puesta en marcha. Sus colaboradores iniciales fueron otros dos Hermanos, educadores como él, con experiencia misionera y que creían como él en el proyecto.

parrambide02Pero Pedro se implicó personalmente en el mundo de los pobres y de las misiones en varias épocas de su vida, sobre todo en el Cuerno de África. De joven en Keren (Eritrea) y después de su servicio en la Confer, durante once años, en Asmara y Hagaz (Eritrea).

Estando en Eritrea el Gobierno Vasco le concedió el Premio Cooperante Vasco 2006, premio creado para reconocer y recompensar la labor de aquellas personas de Euskal Herria que se han distinguido por las actividades de solidaridad llevada a cabo en países del Tercer Mundo.

En 2009 dejó Eritrea con mucho dolor, ante la política del gobierno en contra de los misioneros extranjeros. Y fue llamado a Roma para la animación del Departamento de Solidaridad.

En 2013 tuvo que regresar a su tierra por problemas de salud. El 15 de octubre de 2014 el ayuntamiento de su ciudad natal, Hondarribia, rindió un sentido homenaje al H. Pedro Arrambide en «reconocimiento por su voluntariado, por su larga trayectoria dedicada a ayudar a los demás en diferentes lugares del mundo».

Pedro, entre otras muchas cosas dejó escrito: «Para mí la vida tiene sentido en la fe en Jesucristo. La gran recompensa es que uno encuentra su identidad y la felicidad en el servicio a los demás». Y solía añadir: «La vida es como el coco, si no se abre se pudre».

H. José Manuel Agirrezabalaga

Print Friendly, PDF & Email
Please follow and like us: